Puedes desearle el mal a alguien, pero jamás desees que su celular se caiga al agua, es una experiencia frustrante. ¿Qué hacer en esa situación? Seguramente, ante la desesperación de querer salvar su equipo de los estragos del agua, muchos recurrirán a la vieja “técnica” de meter el teléfono en un recipiente con arroz. Pero ¿realmente funciona este consejo?

Aunque hayas escuchado casos de personas a los que este truco sí les funcionó, o incluso si tú mismo lo usaste y piensas que te sirvió, la verdad es que no existe ninguna evidencia técnica que valide su efectividad. Y si tu celular aún está operativo, agradécele a la suerte y no al arroz.

Este consejo popular parte de la base de que el arroz sería capaz de “secar” el equipo y sus componentes gracias a la supuesta capacidad de absorción del cereal. Sin embargo, la verdad es otra.

Como explican el servicio técnico de IFIXIT, una compañía de EE.UU. especializada en reparaciones, la corrosión es instantánea cuando el teléfono toca el agua. Que a veces la corrosión afecte componentes importantes, eso es cuestión del azar. Esto quiere decir que si ningún componente vital del teléfono ha sufrido daños severos, va a seguir funcionando; de lo contrario, aunque lo sumerjas en kilos de arroz integral, ya no va a prender.

Por otra parte, cabe aclarar que el arroz tiene cualidades para prevenir la humedad, no para absorberla. Está demostrado que dejar el dispositivo móvil secando a la intemperie es aun más efectivo que dejarlo reposar en arroz.

Entonces, ¿existe algo que podamos hacer para tratar de reducir el daño?

Felizmente, sí, aunque como ya dijimos dependerá de si se ha dañado o no alguna piezas principal del móvil.

Jessa Jones, propietaria del servicio de reparación de iPad Rehab, recomienda seguir estos pasos si nuestro celular se moja:

• Sacar el celular del agua y apagarlo inmediatamente

• Drenar el equipo inclinándolo ligeramente para sacar tanta agua como sea posible

• Si se puede extraer la batería del teléfono y se ve que ha estado expuesta al agua, hay que retirarla  y reemplazarla

• Retirar la placa base y otras piezas que aparezcan corroídas (excepto la cámara y la pantalla) y sumergirlas en alcohol isopropílico al 90%

• Frotar las partes sumergidas, secar el alcohol y volver a armar el dispositivo meticulosamente

(Puedes encontrar una guía más completa ingresando aquí)

Si todo este procedimiento te parece muy complejo, en el peor de los casos, dejar el teléfono móvil secar –siempre apagado- a la intemperie ayudará más que dejarlo secar en arroz.