Sin duda la llegada del nuevo coronavirus trajo muchos retos para los emprendedores, pues ante la imposibilidad de mantener las puertas de sus negocios a abiertas tuvieron que buscar otra manera de promocionar sus productos y servicios, así como de hacérselos llegar a posibles compradores.

Afortunadamente los Querétaro nos caracterizamos por buscar el bienestar de los demás y siempre estamos presentes en momentos de incertidumbre, como es el caso de Laura, una mujer que administra de manera amable un grupo de WhatsApp destinado a ventas y compras en la zona sur de la capital del estado.

Esta no es la primera vez que Laura ha puesto su tiempo en un chat comunitario, pues el año pasado durante el desabasto de gasolina creo un grupo para que los vecinos de la zona sur pudieran dar aviso de las gasolinerías que estaban brindando servicio, para así poder acudir a llenar sus tanques de gasolina. La respuesta fue abrumadora, lo cual Laura considera como “maravilloso”, pues todos los usuarios apoyaron con informes.

Con el tiempo el problema del desabasto terminó y los usuarios comenzaron a abandonar el chat, el cual no desapareció sino que se quedó “inactivo”, con tan solo 70 participantes; por ello y ante la situación actual, Laura decidió no eliminarlo y aprovecharlo para invitar a varias personas a publicar información sobre sus negocios y que pudieran seguir trabajando durante la cuarentena.

Para ello Laura buscó en grupos de Facebook de ventas a emprendedores que quisieran formar parte del chat y que ofrecieran sus servicios en la zona sur, rápidamente el grupo comenzó a llenarse tanto por invitaciones, como solicitudes de otras personas, no solo vendedores sino también compradores.

Hoy el chat esta compuesto por 267 participantes, que es el mayor número de personas permitido por WhatsApp, quienes pueden hacer una publicación diaria de lo que ofrecen en un horario de 9 de la mañana a 9 de la noche. Laura se asegura de que todos cumplan las reglas y de manera gustosa administra la conversación, además de estar al pendiente de otras personas en espera de un lugar en el chat, en caso de que alguien dejara de utilizarlo.

Además Laura está encantada porque cada día qué pasa han surgido nuevos grupos de WhastApp para otras partes de la ciudad, hay en la Pradera, en Juriquilla y en el Mirador. Ella considera que es importante segmentar por zonas, así las personas no tienen que trasladarse tanto para conseguir lo que necesitan.

Cabe mencionar que Laura brinda esta herramienta de corazón, pues ella labora en un negocio de material eléctrico para iluminación y otros proyectos, lo que implica que sus ventas son directamente con arquitectos y constructoras, y aunque cuenta con un ShowRoom donde puede vender al público en general, realmente los integrantes del chat no son su público meta.

“Somos más los buenos y si no pensamos así nos vamos al hoyo”

Por fortuna algunos agradecidos miembros del chat han puesto en contacto a Laura con posibles clientes. Otra manera de apoyar a esta mujer es siguiendo la página de su negocio en Facebook @PlantaDeLuzMx y compartiendo sus publicaciones.

Sigamos demostrando juntos que si se puede y que en Querétaro efectivamente somos más los buenos.