February 2, 2023

Además de los síntomas evidentes, existen otras señales, como el dolor de espalda o náuseas, que pueden anunciar el ataque antes.

Los paros cardiacos siempre se relacionan con eventos que suceden sin síntomas previos y son repentinos. Sin embargo, no siempre es así. El cuerpo suele avisarnos durante las semanas previas de que algo no marcha bien y lo hace de muchas maneras, según pudieron comprobar investigadores del Instituto del Corazón del Cedars-Sinai, en Los Ángeles (EE. UU.).

Muchos de estos signos aparecen hasta con un mes de anticipación: dolor en el pecho o abdominal, dificultad para respirar, palpitaciones, disminución repentina de la presión arterial y pérdida de conciencia. Otros síntomas más generales, como el dolor de espalda o las náuseas y vómitos, pueden responder a un problema cardiaco o de otra índole, pero en cualquier caso deberían de ser dignos de ser valorados por un experto en salud.

Comentar con Facebook