La depresión es un trastorno emocional que puede presentarse en cualquier grupo de edad y afecta a más de 350 millones de personas en el mundo.

Se considera que una persona tiene depresión si tiene tristeza persistente y pérdida de interés por las cosas que antes disfrutaba, junto con al menos cuatro de los siguientes síntomas, experimentados la mayor parte del tiempo durante al menos dos semanas:

1.- Alteración con el sueño: ya sea insomnio -dificultad para dormir- o exceso de sueño.
2.- Problemas de apetito, es decir, comer mucho o no tener hambre.
3.- Sentir apatía, fatiga o poca energía.
4.- Dificultad para concentrarse.
5.- Sentir lentitud en movimientos, el cuerpo pesado o intranquilidad.
6.- Sentimientos de culpa, impotencia o inutilidad.
7.- Pensamientos de muerte o suicidas.

Además, estos síntomas provocan discapacidad, esto es, afectan de forma importante las actividades diarias.

En América Latina y el Caribe, cinco por ciento de la población adulta sufre depresión, pero seis de cada diez personas no reciben tratamiento. Se reconoce que este padecimiento afecta sobre todo a adultos mayores y adolescentes, y dos veces más a las mujeres que a los hombres.

La depresión es considerada como la primera causa mundial de discapacidad, incidiendo de forma notable en las tasas de mortalidad -una de estas causas es la relacionada al suicidio- y morbilidad -por otras enfermedades psiquiátricas como la ansiedad, pero también por asociarse a enfermedades como diabetes, obesidad, enfermedad cardiovascular, entre otras.

El tratamiento de la depresión requiere atención especializada para su oportuno diagnóstico y tratamiento. No se trata de una simple baja en el estado de ánimo, por lo que se necesita tratamiento efectivo y a tiempo, que consiste en intervenciones con psicoterapia y algunas veces tratamiento farmacológico, para evitar que se convierta en un problema crónico y afecte cada vez más la calidad de vida de la persona que la padece, además de impactar también su entorno familiar y el de su comunidad, sin olvidar que en casos graves puede llevar al suicidio.

En Querétaro contamos con el Centro Estatal de Salud Mental de la Secretaría de Salud , donde durante 2020 y por motivos de pandemia, se priorizaron las atenciones de urgencia y consideradas de intensidad moderada a severa, alcanzando una cifra de atención por depresión de 576 consultas de primera vez y cuatro mil 540 subsecuentes por la misma causa.

Es importante que durante la pandemia cuidas tu salud física y psicológica. ¡No estás solo! Si te sientes triste, cansado o sin ganas de hacer nada comunícate al 442 101 5205 o ingresa a https://bit.ly/3oHfDww, o acude con un profesional para recibir atención psicológica.