La pandemia por el nuevo coronavirus pegó duro en la forma de vida y economía de 55 artesanas de San Ildefonso Tuxtepec, Amealco. A pesar de las bajas ventas de muñecas tradicionales, las mujeres no se dieron por vencidas e hicieron uso de sus conocimiento y habilidades para desarrollar un nuevo producto acorde a la situación que se vive actualmente. Fue así que crearon unos cubrebocas bordados, que ahora han traspasado fronteras.